Escuela de Bellas Artes recibe visita de grupo de investigación sobre uso de edificios históricos como espacios educativos

  • Un grupo de arquitectos recorrió los locales patrimoniales de la Sede Central y Casa Canevaro.

Arquitectos nacionales e internacionales visitaron la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú como parte de una investigación sobre edificios históricos utilizados como espacios educativos y las nuevas metodologías de enseñanza.

Así, la docente Karin Paz, del Área de Patrimonio Cultural de la Escuela de Bellas Artes, realizó una visita guiada por la institución a Deolinda Mercedes Villa, Gian Carlo de la Cruz, los arquitectos Carlos Flores Torres, Rosanna Zárate y los arquitectos españoles Mariona Genís Vinyals y Jordi Planelles Salvans.

“Lo que buscamos es llamar la atención sobre las posibilidades que los espacios educativos históricos tienen para ser intervenidos. Por ello, invitamos a Mariona Genís y Jordi Planelles que actualmente están trabajando sobre este tema en Barcelona, donde tanto el gobierno de Catalunya como el Departamento de Cultura y el Departamento de Educación están uniendo esfuerzos para mirar estos colegios patrimoniales y acercarlos a las nuevas visiones metodológicas del siglo XXI”, señaló el arquitecto Carlos Flores Torres.

“Iniciamos un contacto con el Ministerio de Cultura, a través de quienes hemos podido visitar las diferentes instalaciones patrimoniales como la Escuela de Bellas Artes, el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe y el Colegio Real, porque entendemos que para hacer estos procesos necesitamos de las instituciones gubernamentales, pero también necesitamos del apoyo de las cabezas de estas instituciones educativas que son los propietarios, gestores o administradores de estos inmuebles. La idea es que esto lleve a seguir proponiendo, a seguir hablando del tema a proponer un protocolo, así como en Barcelona hay uno para espacios de aprendizaje histórico, por qué no hacerlo aquí en Perú que tenemos tanto patrimonio”, agregó el arquitecto.

El objetivo de desarrollar un protocolo de este tipo, de acuerdo con Carlos Flores, es establecer directrices o metodologías para intervenir los inmuebles históricos sin que se generen conflictos sino, por el contrario, encontrar un punto de diálogo entre el patrimonio y la contemporaneidad, que se encuentren en un punto medio que dejemos que muestre lo que era el edificio pero que también muestre lo que se hace ahora.

“Lo ideal sería comenzar a encontrar algún tipo de conexión para proponer y evaluar alianzas con el Ministerio de Cultura, la Universidad de San Marcos, Bellas Artes, encontrar nexos para armar una red que empiece a mover estos temas”, sentenció.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *