Egresada María Sánchez restaura documento histórico de Bellas Artes

María Sánchez es Conservadora y Restauradora egresada de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú y, como parte de su quehacer profesional, ha realizado la restauración de un importante documento histórico de la institución denominado “Monografía histórica y documentada sobre la Escuela Nacional de Bellas Artes: desde su fundación hasta la segunda exposición oficial“.

Esta monografía, realizada por la misma institución, pertenece al egresado bellasartino Kevin Flores Altuna, fue publicada en 1922 y reúne información detallada de docentes, estudiantes y los cursos que se dictaron durante los primeros años de la fundación de Bellas Artes en 1919.

“El daño más visible en el libro estaba en la encuadernación, además presentaba suciedad, algunas manchas y oxidación. Por otro lado, algunos cuadernillos estaban un poco sueltos. El procedimiento que se realizó fue retirar el plástico, porque con el tiempo emiten gases que provocan mayor oxidación del papel; posteriormente se realizó la limpieza del lomo, tenía  partes faltantes y se trabajó con el bisturí tratando de recuperar lo que más se pudo. Como parte del trabajo de restauración, también se realizaron injertos y refuerzos con papel japonés”, comentó María Sánchez, quien egresó en 2015.

“En mi época de estudiante de Bellas Artes llevé el curso “Seminario de Papel” y ahí conocí acerca de los materiales idóneos para realizar el proceso de conservación y restauración de este material. Gracias a este curso y a la malla curricular de la Escuela, he podido experimentar con esos materiales”, agregó la conservadora y restauradora.

Actualmente, María Sánchez labora en el Área de Conservación del Material Bibliográfico del Fondo Antiguo de la Biblioteca Nacional del Perú y destacó la importancia de restaurar un documento tan importante que forma parte de la historia de la Escuela de Bellas Artes:

“Yo no conocía este libro de la Escuela, cuando me lo entregaron tuve mucha curiosidad y trabajar en su restauración me llenó de orgullo. Este tipo de trabajos muy particulares te emocionan, sobre todo porque forman parte del lugar donde estudié y al que le tengo tanto cariño. Me llena de satisfacción”, finalizó la egresada bellasartina.