Docentes, estudiantes y egresados bellasartinos hablan de sus proyectos realizados con personas con discapacidad

El 16 de octubre se celebró el Día Nacional de la Persona con Discapacidad, por ese motivo, entrevistamos a 3 miembros de la comunidad bellasartina, quienes han desarrollado proyectos con los cuales buscan acercarse a los diferentes grupos con discapacidad que existen.

Tal es el caso del docente David Sánchez, quien actualmente enseña en Bellas Artes el curso de “Didáctica de la apreciación de la danza” y que, a través del colectivo “Río danza comunitaria” realizó un proyecto con el objetivo de difundir la lengua de señas peruana y, de esta manera, visibilizar a la comunidad sorda de nuestro país.

“Yo soy artista de danza contemporánea y me pareció muy interesante el hecho que, así como en la danza buscamos comunicar a través del movimiento, el lenguaje de las personas sordas hace lo mismo. Se comunican a través de los gestos y los signos que hacen con la mano y con todo el cuerpo. Me llamó la atención ese aspecto en común que podía encontrar, porque ambos, la danza y el idioma de señas son lenguajes codificados a través del movimiento”, comentó David Sánchez.

“Al conocer cómo es la cultura sorda, sus necesidades, su forma de interactuar me llevó a querer crear productos artísticos con un enfoque comunitario, social, un poco para difundir la lengua de señas para las personas oyentes”, agregó.

“Comencé a estudiar lengua de señas y así fui conociendo a la cultura de las personas sordas. Me involucré con personas sordas que están asociadas, hice un voluntariado en espacios de educación con niños sordos”, aseveró el docente.

Como fruto de este proyecto nació un videoclip en el cual, junto con los integrantes de la comunidad sorda interpretan el famoso vals criollo Corazón en lenguaje de señas.

“Una de las estrategias fue usar música peruana con mi colectivo que se llama Río Danza Comunitaria, para ello contamos con la asesoría de un amigo sordo, Otto Melgarejo, que nos hizo la traducción de la letra de un vals criollo en lengua de señas e hicimos el videoclip. pero en paralelo también hicimos intervenciones en el espacio público con esa canción”.

Entre los retos más importantes para la realización del proyecto, el docente comentó que “consideramos necesario que a través de la danza podamos sentir este aspecto comunitario, no solo que los oyentes bailemos y que los sordos hagan de intérpretes, sino que también se involucren en el lado artístico. Fue muy interesante el hecho de trabajar juntos y logramos hacerlo con mucho esfuerzo”.

Por su parte, la egresada de la especialidad de Pintura, Juana Calcina Ysique desarrolló ExpresArte, junto con los alumnos del colegio nacional Ludwig Van Beethoven, el cual está especializado en la enseñanza a niños y adolescentes sordos. El proyecto realizado con ellos consistió en talleres en los cuales, a través de las vibraciones del sonido les permite expresar sus habilidades artísticas.

“Son talleres en los cuales a través de la vibración los chicos desarrollaban dinámicas pictóricas. Conocían el sonido mediante la vibración. A lo largo del proyecto es más importante el desarrollo que el producto final. Me ayudó mucho ser estudiante de Bellas Artes porque me presenté como tal en el colegio les presenté la propuesta y la aceptaron”, comentó la artista.

Cabe señalar que “Expresarte” fue llevado a cabo desde que se encontraba en la Escuela de Bellas Artes e incluso en el año 2017 presentó en la institución una exposición de los trabajos realizados por los niños de dicha institución educativa.

“Siempre me preguntaba cómo era la interacción con esta comunidad, y como yo había estudiado Educación Física Especial en la Universidad Nacional de San Marcos había tenido un acercamiento sí, pero de enseñanza con personas con discapacidad motora de diferentes tipos. Luego, conocí a unos amigos que tenían primos sordos y ahí entendí de la lengua de señas y como ellos estaban estudiando decidí estudiar con ellos y ahí aprendí mucho sobre esta comunidad y su lengua”, declaró.

Gracias a su proyecto, Juan Calcina, participó del 9° Encuentro Latinoamericano Inter-universitario sobre Discapacidad y Derechos Humanos, el cual se llevó a cabo en Argentina y donde presentó los resultados de su trabajo.

Por último, la estudiante de primer año de la especialidad de Educación Artística, Flor Molleapaza es la creadora de “CapaciArte” a través del cual brinda talleres en arte gratuitos a estudiantes con algún tipo de discapacidad, con el objetivo de brindar herramientas para expresarse artísticamente y sobrellevar esta pandemia que, así como a las personas neurotípicas, afecta a esta comunidad.

“Capaciarte es un proyecto destinado a personas con discapacidad, realizamos talleres creativos. Está dividido en dos grupos, uno de 6 años a 13 años y el otro de 14 años a más. Actualmente trabajamos con, alrededor de 100 personas con discapacidad entre cognitiva, física e intelectual. Todas las actividades que se realizan son, en base al estudio que se ha hecho para cada uno”, declaró Flor.

“Actualmente, cuatro personas forman parte de Capaciarte, una especialista, una profesora de manualidades, que tiene síndrome de Down, un coordinador y yo. Las clases son todos los sábados desde las 4:30 p.m. El más pequeño, tiene 6 años y el mayor tiene 74 años”, agregó.

Un punto para resaltar del trabajo realizado por los tres bellasartinos es el hecho de haberse apoyado en personas con discapacidad para llevar a cabo sus proyectos.

“Lo recomendable es que los proyecto dirigidos a personas con discapacidad se organicen con ellos, no está mal que un oyente realice proyectos para sordos, pero tiene que ser integrados con ellos, porque, de lo contrario no termina siendo significativo para esta comunidad. Cuando estuve en el Congreso en Argentina me quedó muy claro, recuerdo que el lema era ‘Nada para nosotros sin nosotros’ y el mensaje es contundente”, sentenció Juana Calcina.