Congreso Bellas Artes reconoció a docente bellasartina Martina Martínez por sus 25 años de aportes en la enseñanza

Como parte de la ceremonia de inauguración del “Congreso Bellas Artes: La Educación Artística para el Perú y Latinoamérica”, la organización condecoró a la artista y docente bellasartina Martina Martínez por su trayectoria y aportes en la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú.

“Para mí fue una sorpresa, cuando me lo comunicaron me quedé muda, en un silencio total, no sabía qué contestar, me cayó de golpe. Lo reflexioné, pasó el momento de asombro y emoción y luego pensé que un reconocimiento de esta de esa dimensión te involucra totalmente con la escuela”, señaló la docente bellasartina.

A pesar de tener una destacada carrera como artista y docente de dibujo y pintura, sus primeras aproximaciones al arte fueron con la música, con la cual se sintió atraída desde muy pequeña. “Cuando terminé la secundaria tenía en mente ser músico. Siempre me gustó el violín, bajo, contrabajo, tuve una pasión con la música. Cuando fui al Conservatorio a inscribirme encontré la puerta cerrada, recuerdo que había un papel que decía que se había trasladado a otro local que no conocía”, dijo.

Fue en ese momento que, tras decidirse a estudiar Pintura, postuló por primera vez a la Escuela de Bellas Artes, sin poder alcanzar vacante “el proceso de admisión era riguroso, recuerdo que cada prueba era cancelatoria, primero el examen de bodegón, al día siguiente cabeza, luego escrito y por último psicológico (…) pero me dije que si aún sin prepararme logré sacar un buen puntaje era porque tenía talento, es así que postulé por segunda vez y logré ingresar”, comentó Martina.

“YO TERMINO LA PINTURA GRACIAS A MI DIBUJO”

Durante sus años de estudiante Martina comenzó a destacar por su dedicación tanto en dibujo como en pintura y reconoce una gran influencia de maestros como Leonel Velarde. “Nosotros terminábamos los cuatro años de dibujo y antes había el Gran Premio en dibujo. Yo gané esa medalla de forma compartida junto con Vladimir Ramírez y nos dio carta abierta para realizar diversas exposiciones. Al egresar tuvimos muestras en la galería Goya que existía en ese tiempo”, recuerda.

Martínez habla del dibujo como una de sus grandes pasiones y recuerda que fue gracias a él que logró terminar su carrera en la Escuela Nacional de Bellas Artes. “Yo termino la pintura gracias a mi dibujo, yo no tuve la ayuda económica de mis padres, tenía que ver mis propios medios para subsistir en la carrera de arte que no es fácil. A través del dibujo y de labores artísticas manuales yo logré sustentar mi carrera. Para mí fue increíble realizar mi exposición en Goya y vender todas las obras”, comenta.

“LES DIJE QUE SOLO IBA A ENSEÑAR UN AÑO EN BELLAS ARTES Y ME RETIRABA”

Dos años después de terminar la carrera de Pintura, de la cual egresó con Medalla de Oro, exposiciones individuales y participación en concursos tanto en nuestro país como en el extranjero, Martínez recibió la invitación de la Escuela Nacional de Bellas Artes para iniciar su labor de enseñanza en la institución.

“La Escuela me invitó a ser docente en 1993, no acepté porque estaba en plena actividad y le tenía pavor a la docencia. En 1994 me vuelven a invitar y, por respeto y agradecimiento a la Escuela, yo acepto, aunque me sentía demasiado joven y sin experiencia”, señala Martina.

“Yo les decía a los maestros que me trajeron que solo iba a enseñar un año y luego me retiraba, porque quería pintar. Luego, me puse un límite de cinco años, pero pasaron esos años y no me fui. Así, fue pasando el tiempo y reacciono a esta situación fue cuando la Escuela me da un reconocimiento por mi carrera como docente durante el Día del Maestro”, agrega.

La artista reconoce que la docencia la he entregado muchas cosas, sobre todo fortaleza “y me siento muy halagada cuando la gente me dice tú eres Martina Martínez de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Yo creo que ser egresada de Bellas Artes tiene un gran valor que debe ser reconocido”.

Además, señaló, que el reconocimiento recibido en el marco del Congreso Bellas Artes significó un llamado a retomar su carrera como artista, “se me venía a la mente que en algún momento me gustaría ser reconocida como artista y es una lección para retomar mi carrera. En estos momentos me estoy dedicando a la docencia, pero sigo viva”.

“Han pasado años de mi vida aquí que no pensé, porque yo solo dije que serían cinco años, pero ya son 25 años”, finalizó.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *